7 Tipos De Suelo Y Como Limpiarlos

A veces puede suponer todo un reto saber que productos y metodología debemos seguir a la hora de limpiar un suelo que es nuevo para nosotros o tiene unas cualidades específicas. Además, es muy posible que tus instalaciones tengan dos o más tipos de suelos diferentes cuyas necesidades para estar siempre limpios son distintas. Es por eso que a menudo surgen dudas sobre como limpiar los distintos suelos. La mejor manera de llevar a cabo el mejor cuidado de suelos es conocer bien los distintos tipos de suelo y superficie y la manera más efectiva de limpiarlos.

IDENTIFICA TU TIPO DE SUELO O SUPERFICIE

Lo primero que debemos hacer es identificar el tipo o los tipos de suelo que tenemos en nuestras instalaciones, pues esto determinará la forma de llevar a cabo las tareas de limpieza. Cada suelo tiene unas necesidades específicas, por lo que es importante saber si estamos trabajando con un suelo de vinilo o baldosas, cerámica o madera, hormigón… Es entonces cuando estaremos preparados para elegir la forma que más se adapta a las necesidades de nuestro suelo.

Hormigón

El piso de hormigón es considerado como un suelo duro y poroso que es a menudo utilizado en los suelos de garajes o naves industriales. Al tratarse de un suelo poroso, la suciedad se incrusta fácilmente, por eso es importante seguir una metodología apropiada a la hora de limpiarlo para conseguir un suelo brillante.

Si tenemos un piso de hormigón, sellarlo utilizando un sellador de pavimentos y más tarde un producto auto brillante ayudará a evitar que absorba aquellos elementos que manchen, como es el caso de los líquidos derramados o la suciedad incrustada. Esto también ayudará a limpiar las líneas gracias a la protección. Ya estemos limpiando con una escoba o una máquina específica de limpieza, es importante usar cepillos rígidos que puedan levantar la suciedad.

Si se trata de la primera vez que limpiamos el suelo de hormigón y queremos quitar restos de obra o reforma, debemos limpiarlo a fondo fregando con agua y un producto ácido (desincrustante ácido) diluido en la proporción exacta para este tipo de suelo específico aclarándolo más tarde usando agua.

Si lo que queremos es eliminar la suciedad que se ha producido con el paso del tiempo, tendremos que fregar el suelo utilizando un producto alcalino diluido en agua para más tarde aclararlo con agua.

Por último, si lo que queremos es realizar las tareas de limpieza y mantenimiento rutinarias, el producto a usar será uno con PH neutro.

Vinilo y laminado

Cuando estamos ante suelos de vinilo o suelos de laminado, es muy importante reducir la cantidad de producto y agua que empleamos para su limpieza. Incluso un pequeño exceso de agua puede invadir las juntas, lo que puede producir con el tiempo malos olores y el adhesivo puede tender a despegarse. Por todo esto, es recomendable limpiar inmediatamente cualquier tipo de derrame líquido sobre los suelos, pues las láminas se expandirán si absorben demasiada agua. La mejor manera de mantener este tipo de suelos con el mejor aspecto es barrer y fregar muy ligeramente regularmente.


Madera dura

Al igual que con los suelo de vinilo y laminado, usar demasiada agua o productos en madera dura causará daño permanente en este tipo de suelo. La madera es porosa y absorberá el agua si aplicamos demasiada. Si derramamos cualquier líquido deberemos por tanto limpiar inmediatamente el derrame con un paño suave y absorbente. Para llevar a cabo las tareas de limpieza permanente, lo mejor es fregar usando productos ligeros diseñados específicamente para madera dura y usando una microfibra suave, limpiando en la dirección de la veta.

Moqueta

Las moquetas deben ser aspiradas regularmente. En espacios donde no haya gran tráfico ni movimiento de la suciedad, puede ser suficiente si aspiramos dos veces a la semana. Si estamos ante espacios con más afluencia de gente (como hoteles y hospitales), las alfombras deben ser limpiadas diariamente. Aspirar regularmente la moqueta ayudará a eliminar el polvo y las partículas que podrían dañar las fibras de tu alfombra, sin embargo, este tipo de suelo también precisa de una limpieza regular. Fregando a mano con agua y productos ligeros conseguiremos limpiar áreas pequeñas, pero esto no bastará para una limpieza profunda. El uso de máquinas de limpieza específicas como limpia moquetas o extractores es necesario para dejar este tipo de suelos con el mejor aspecto.

Azulejos y cerámica

Para saber qué tipo de metodología y productos debemos emplear para limpiar este tipo de suelos, es importante conocer el tipo de azulejo que tenemos delante. Muchos suelos comerciales están fabricados a partir de una composición de vinilo que requiere productos no abrasivos. Existen otros tipos de azulejo que si permiten el uso de productos químicos más agresivos, pero la lechada de sus juntas no. En este tipo de suelos es importante usar un cepillo, máquina o herramienta de limpieza, ya que al estar en diferentes niveles los azulejos y las juntas, podemos dejar trazos sin limpiar en el proceso de limpieza.

MAQUINARIA DE LIMPIEZA

Como hemos visto, muchos suelos e instalaciones precisan de una máquina específica de limpieza para ser limpiados, ya sea por las dimensiones de las instalaciones o los requisitos específicos de cada suelo. Existe una gran variedad de tipologías en cuanto a maquinaria de limpieza que se adaptan a tus distintas necesidades de limpieza. Las más usadas y demandadas son fregadoras, barredoras, abrillantadoras y limpia moquetas. Las barredoras son empleadas para levantar el polvo del suelo y recogerlo. Si lo que necesitamos es lavar nuestros suelos para dejarlos bien limpios, la mejor alternativa es una fregadora. Si existe mucho polvo en la nave y queremos realizar una limpieza profunda, podemos usar una barredora y más tarde una fregadora, o emplear una máquina más específica como es la barredora-fregadora. Todas estas máquinas están disponibles en formato “conductor a pie o hombre a pie” y “conductor sentado o hombre sentado”.

A la hora de utilizar maquinaria de limpieza, tal vez el factor más importante sea el tipo de cepillo que elijas. Existen distintos tipos de cepillos fabricados con distintos tipos de materiales y diseñados específicamente para un tipo de suelo o tarea de limpieza. Por lo tanto, es muy importante elegir el cepillo que más se adapta a tu suelo y a tus necesidades. Un suelo más poroso precisará un cepillo más rígido por ejemplo.

NUESTRO CONSEJO

La limpieza de suelos frecuentemente se reducirá a cuestionarse que tipo máquina y cepillo vamos a usar y que tipo de producto. Las especificaciones del fabricante te ayudarán a elegir las herramientas adecuadas para la limpieza según el tipo de suelo, por lo que es importante revisarlas cuando hacemos una compra de productos y accesorios de limpieza.
 

Top